cabecera
indice completoIndice por letrasCanciones en wordOtras paginasLibro de visitasForoMidispostales
 

CÁNTICO ESPIRITUAL

¿Adónde te escondiste,
Amado, y me dejaste con gemido?
Como el ciervo huiste
habiéndome herido,
salí tras ti clamando, y eras ido.

¡Oh bosques y espesuras
plantados por la mano del Amado!
¡Oh prado de verduras
de flores esmaltado
decid si por vosotros ha pasado!

Mil gracias derramando
pasó por estos sotos con presura
y yéndolos mirando
con sola su figura
vestidos los dejó de hermosura.

Mi Amado, las montañas,
los valles solitarios nemorosos,
las insultas extrañas,
los ríos sonorosos,
el silbo de los aires amorosos.

La noche sosegada
en par de los levantes del aurora,
la música callada,
la soledad sonora,
la cena que recrea y enamora.

La blanca palomica
el arca con el ramo se ha tornado
y ya la tortolica
al socio deseado
en las riberas verdes ha hallado.

En soledad vivía
y en soledad ha puesto ya su nido
y en soledad la guía
a solas su querido
también en soledad de amor herido.

Gocémonos, Amado,
y vámonos a ver en tu hermosura
al monte y al collado
do mana el agua pura,
entremos más adentro en la espesura.

 

 
 
Última actualización: 21/05/13
Webmaster: Elena Navntoft
Buenos Aires, Argentina